Casi un mes y todo va bien,

ya las noches no son largas,

ni los fines de semanas cortos,

ya levantarme no me pesa,

y no pienso constantemente en tí.

 

Y aunque el deseo de saber cómo estás persiste, lo controlo,

el sol brilla más, ya dejó de llover, río, salto, canto, vivo.

Todo está bien, hasta que recuerdo tu olor y deja de estarlo, pero hay que vivir.

 

Puedo decir que a la mala Hoy soy yo sin tí y que sin tí si puedo ser yo.

 

(Prometo darle más amor al blog, la vida me ha dado nuevas razones para reír.)

Advertisements