Que difícil es tenerte un día si y otro no, que difícil.

Que difícil es decirte ”Te quiero” cuando querer queda chiquito… y aún así lo digo, y vuelvo y digo… que difícil.

Que tus besos sean mi nueva adicción, que difícil.

Que tu compañía sea mi nueva razón, que difícil.

Que en tu hombro mi cabeza encaje perfectamente y que por esos abrazos nocturnos vivo mis días más felices, viejo… que difícil.

Que tu nada sea mi todo… ¿Adivina qué?

Que difícil.

Pero lo más difícil es pensar que algún día no será difícil…

Advertisements