No es que no me guste el espíritu navideño, ni que odie el intercambio de regalos, mi problema con los Angelitos navideños es que siempre hay una serie de factores que le joden a uno el proceso desde el primer regalo hasta el final.

Primero arman el angelito, después fijan un mínimo o máximo y al azar sacas un nombre, usualmente te sale una persona con la que no has intercambiado ni una palabra en tu vida, que para colmo te cae mal y a la que vas a tener que stokear para adivinar qué regalarle.

En el primer intercambio le das mucha mente al regalo y haces una cosa sencilla y linda, para que a quién le saliste te termine regalando un milky Way comprado en el colmado de al lado, con el precio puesto y envuelto en una hoja de papel bond con tu nombre en lapicero, o peor! Un diablito, a los cuales no les veo el sentido.

En el regalo final después que te rompes el COCO la semana entera buscando el  perfecto y gastas un poco más del máximo para hacer la cosa bien!. A ti te regalan un portarretratos comprado en la farmacia de la esquina, para colmo sin saberlo acompañaste a quién te lo iba a regalar a comprarlo… y viste el precio.

Asco de vina no?… POR ESO NO ME GUSTAN LOS ANGELITOS!!!

Esta historia es verídica, la viví en 1ero de bachillerato y quién me regalaba era la profesora…( vieja TACAÑA!).. Todavía, después de 10 años cuando veo el portarretrato me acuerdo de ella. FML (al menos salió bueno el portarretratos)

En conclusión en un angelito siempre es así…

 

Advertisements